La oración

La oración

Herramienta  básica

Para  los  Bahá´ís  el  propósito  de la  vida  es  conocer  y  amar  a  Dios  y  en  consecuencia  el  desarrollo  y  progreso  espiritual. Al  igual  que  otras  religiones, la  Fe  Bahá´í  considera  la  oración  y  la  meditación  como  herramientas  básicas  para  este  desarrollo  espiritual.

“…el núcleo de la fe religiosa es aquel sentimiento místico que une al hombre con Dios. Este estado de comunión espiritual puede darse y preservarse mediante la meditación y la oración. Ésta es la razón por la cual Bahá’u’lláh ha hecho tanto hincapié en la importancia de la adoración. No basta con que el creyente simplemente acepte y observe las enseñanzas. Debe, además, cultivar el sentido de la espiritualidad, que puede conseguir principalmente mediante la oración. La Fe Bahá’í, como todas las demás Religiones divinas, es de índole esencialmente mística. Su objetivo principal es el desarrollo de la persona y de la sociedad, mediante la adquisición de virtudes y poderes espirituales. El alma del hombre es lo que ha de alimentarse en primer lugar. Y lo que mejor puede proporcionarle este alimento espiritual es la oración. Las leyes y las instituciones, según las concibe Bahá’u’lláh, sólo pueden llegar a ser realmente efectivas cuando nuestra vida espiritual interior haya sido perfeccionada y transformada. De otro modo, la religión degenerará, se convertirá en una simple organización y pasará a ser algo muerto.

Los creyentes … deberían darse cuenta perfectamente de la necesidad de la oración. Pues la oración es absolutamente indispensable para su desarrollo espiritual interior, y esto, como ya se ha dicho, es la propia base y el propósito de la Religión de Dios.” 

Shoghi  Effendi.

 

Impulso  naturalBahai devotional meeting

Así  mismo la  Fe  Bahá´í  sostiene  que  el  impulso  a  orar  es  natural  en  el  ser  humano, esto  es, se  trata  de un  sentimiento  innato  que  el  hombre  lleva  dentro.

“Si un amigo siente amor por otro, deseará decírselo. Aunque sabe que su amigo es consciente de que él le ama, aun así desea decírselo… Dios conoce los deseos de todos los corazones, pero el impulso de orar es natural y brota del amor del hombre por Dios…”  ‘Abdu’l-Bahá 

 

Espíritu  con  el  que  se  ofrece

También  se  señala  que  es  fundamental  el  espíritu  y  la  motivación  con  el  que  se ofrece  la  oración, se  señala  que  la  oración  más  elevada  y  más  pura  es  aquella  que  se  ofrece  únicamente  por  amor  a  Dios  y  no  por  temor  o  en  espera  de  alguna  recompensa, de  ahí  la  importancia  de  cultivar  nuestro  amor  a  Dios.

“Adora a Dios de tal modo que si tu adoración te condujera al fuego no se produciría alteración alguna en la misma, e igualmente si tu recompensa fuera el paraíso. Así y sólo así debe ser la adoración que corresponde al Dios único y verdadero. Si Le adoras por temor, esto no sería digno en la santificada Corte de Su presencia y no se podría considerar como un acto tuyo dedicado a la Unidad de Su Ser. O bien, si tu mirada se fijara en el paraíso y Le adoraras abrigando tal esperanza, convertirías a la creación en compañera de Dios, a pesar del hecho de que el paraíso es deseado por los hombres.

Tanto el fuego como el paraíso se inclinan y se postran ante Dios. Lo que es digno de Su Esencia es adorarle por Él mismo, sin temor al fuego ni esperanza de paraíso.”  Bab

 

El  mejor  de  los  estadosbahai prayers

Finalmente  Bahá´u´lláh, fundador  de  la  Fe  Bahá´í, señala  que  el  estado  de  oración  es  el  mejor  de los  estados  en  los  que  se puede  encontrar  un  ser  humano  ya  que  en  ese  momento  se  encuentra  en  comunión  con  su  Creador.

Existe  en  la  fe  Bahá´í  un  gran  número  de  oraciones  revelada  por  Bahá´u´lláh, ‘Abdu’l-Bahá  y  el  Bab. Siempre  hay  una  oración  para  cada  momento, situación  y  estado  de  ánimo, así  podemos  encontrar  oraciones  para  pruebas  y  dificultades, curación, por  los  padres, para  niños, por  el  crecimiento  espiritual… Estas  oraciones  son  utilizadas  por  el  Bahá´í  en  su  vida  devocional  como  una  expresión  de  amor  a  Dios, recomendándose  rezar  cuando  el  individuo  está  solo  y  libre  de  distracciones  o  preocupaciones.

“El estado de oración es la mejor de las situaciones, pues entonces el hombre se relaciona con Dios. La oración, en verdad, confiere vida, especialmente cuando se ofrece a solas y en momentos, como a medianoche, en que uno está libre de las preocupaciones cotidianas.”  ‘Abdu’l-Bahá

 

Oración  obligatoria

Los  Bahá´ís  así  mismo  recitan  diariamente  una  de  las  tres  oraciones  obligatorias  existentes, se  trata  de  una  obligación  espiritual  personal  y, por  ello, su  cumplimiento  depende  exclusivamente  de  cada  individuo.

La  más  corta  consta  únicamente  de  tres  líneas  y  explica  claramente  la  relación  entre  Dios  y  el  ser  humano. Dice  así:

bahai prayers bahai devotional meeting
“Soy testigo, oh mi Dios, de que Tú me has creado para conocerte y adorarte. Soy testigo en este momento de mi impotencia y tu poder, de mi pobreza y tu riqueza.
 No hay otro Dios más que Tú, el que ayuda en el peligro, el que subsiste por Sí mismo.”
Bahá’u’lláh

Esta  oración  obligatoria  corta  ha  sido  traducida  a  más  de  500  idiomas, en  esta  página    puedes  ver  algunas  de  esas  traducciones.

 

Secuencia  Oración-Meditación-Acción

Pero  en  la  Fe  Bahá´í, la  oración, aunque  tiene  un  papel  fundamental  no  es  suficiente  por  si  sola  para  lograr  ese  desarrollo  espiritual  ya  que  debe  complementarse  con  otro  elemento  imprescindible: LA  ACCIÓN, así  pues  se  conforma  esta  secuencia  inseparable: ORACIÓN – MEDITACIÓN – ACCIÓN. Hay  que  orar  como  obligación  cada  mañana  y  cada  noche  y  así  mismo  hay que  profundizar  sobre  estas  oraciones  u  otros  textos  y  como  paso  final, hay  que  transformar  todo  ello  en  una  acción  o  servicio  que  signifiquen  una  mejora  del  entorno  o  de  nosotros  mismos.

“¡Oh sierva de Dios! Recita las Palabras de Dios y, meditando sobre su significado, transfórmalas en acciones. Pido a Dios que haga que por siempre alcances una elevada posición en el Reino de la Vida.”  ‘Abdu’l-Bahá 

“No es suficiente con rezar diligentemente para recibir guía, sino que esta oración debe ser seguida por una meditación sobre los mejores métodos de acción, y luego seguida por la acción misma. Si la acción no produce inmediatamente frutos, o si quizás no es enteramente correcta, esto no importa demasiado, porque las oraciones sólo pueden ser contestadas por medio de la acción, y si alguna acción fuera incorrecta Dios puede utilizar este método para enseñar el camino correcto..”  Shoghi  Effendi

“La oración y la meditación son factores muy importantes para la profundización de la vida espiritual de cada persona, pero han de ir acompañadas también de la acción y del ejemplo, puesto que éstos son los resultados palpables de aquéllas. Todas ellas son esenciales.”  Shoghi  Effendi

 

Los  cinco  pasos  de  la  oración   por  Shoghi  Effendi

Sugerencias sobre como orar, de Shoghi Effendi:
Cinco pasos para orar (LUCES DE GUÍA)
«Con respecto a los cinco pasos de la oración delineados por el Guardián y registrados por la señora Moffett en su folleto Call to Prayer (Llamado a la Oración) él desea que le explique que son simplemente sugerencias personales y por lo tanto no es necesaria su adopción estricta y universal por los creyentes.»
(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 30/6/1938). Principios de Administración Bahá’í, pp. 108-110

 

PRIMER PASO
Ore y medite sobre el punto.

Utilice las oraciones de las Manifestaciones ya que ellas poseen poder mayor. Aprenda a permanecer en el silencio de la contemplación durante unos minutos. Durante esta comunión profunda, tome el paso siguiente.

 

SEGUNDO PASO
Tome una decisión y manténgala.

Esta decisión habitualmente nace en un destello hacia el final o durante la contemplación. Puede parecer casi imposible de lograr, pero si parece ser una respuesta a la oración o una forma de resolver el problema, tome de inmediato el paso siguiente.

 

TERCER PASO
Esté resuelto a llevar a cabo la decisión tomada.

Muchos fracasan aquí. La decisión, que brota en una resolución se agosta y en lugar de ello se transforma en un deseo o en un vago anhelo. Cuando nace la resolución, tome de inmediato el siguiente paso.

 

CUARTO PASO
Tenga fe y confianza.

Que fluirá a través suyo el poder, aparecerá el camino correcto, se abrirá la puerta, le será dado el pensamiento correcto, el mensaje correcto, el principio correcto o el libro correcto. Tenga confianza y en verdad vendrá hacia usted la cosa correcta para llenar sus necesidades. Entonces, en el momento de levantarse de la oración, tome inmediatamente el quinto paso.

 

QUINTO PASO
Actúe como si se hubiese recibido una respuesta a todo.

Entonces proceda con energía incansable e incesante. A medida que actúe, usted se transformará en un imán que atraerá más poder hacia su ser, hasta que llegue a ser un canal sin obstrucciones para que el Poder Divino fluya a través suyo. Muchos oran, pero no se quedan para la segunda mitad del primer paso. Algunos que meditan llegan a una decisión, pero fracasan en aferrarse a ella. Pocos tienen la resolución para llevar a cabo la decisión y son aún menos los que tienen confianza en que la cosa correcta vendrá a sus manos. ¿Pero cuántos son los que se acuerdan de actuar como si todo hubiese sido contestado? Cuánta verdad hay en aquellas palabras – “Más grande que la oración es el espíritu en que se la dice”, pero más grande que la forma en que se dice es el espíritu con que se lleva a efecto.
Se refiere a los reveladores de la Palabra de Dios…

Haz de mi oración, Oh mi Señor, una fuente de aguas vivas, con las cuales pueda vivir tanto como dure tu soberanía y hacer mención de Ti en cada mundo de tus mundos.”Bahá’u’lláh.

Finalmente tienes estos dos audios donde un niño de 4 años lee un texto de Abdu’l-Bahá sobre la verdadera oración y otro sobre las condiciones para rezar.

Puedes utilizar este  material al principio al final de tus reuniones devocionales.