Comunidad mundial Bahá’í

La comunidad bahá’í alcanza actualmente unos seis millones de miembros residentes en casi todos los países y territorios dependientes. Tumba del BabSu rica diversidad abarca a personas procedentes de la mayoría de credos y culturas del planeta e incluye a más de 2.100 grupos étnicos diferentes.

No hay clero en la Fe bahá’í. Como la raza humana ha alcanzado su edad de madurez, cada individuo es capaz de explorar la revelación de Dios y de decidir sobre los asuntos de la vida mediante la oración, la reflexión y la consulta con otros. Para hacer esto posible, las Escrituras bahá’ís se han traducido hasta ahora a unas 800 lenguas distintas.

El mismo principio se aplica a la vida colectiva de la comunidad. Los consejos electos, llamados Asambleas Espirituales, administran los asuntos de la Fe a nivel local y nacional. Todos los creyentes son igualmente elegibles y la elección se hace por voto secreto y por pluralidad de votos. A nivel mundial, la Casa Universal de Justicia dirige los asuntos espirituales y administrativos de la Comunidad Bahá’í.

El trabajo de la Fe se mantiene enteramente gracias a las contribuciones voluntarias de sus miembros.

La Comunidad Internacional Bahá’í está acreditada con rango consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).